Entrevista en El Economista: “No hay ninguna solución como la nuestra”